La CASA H reflexiona y plantea nuevas formas de habitar, poniendo el foco en la flexibilidad, la fluidez de los espacios y la completa conexión del exterior con el interior.

Antes de 2020, existía un esquema clásico y binario que marcaba de forma nítida lo que era una vivienda y un estudio (por separado), pero desde ese momento la línea tiende a diluirse y mezclarse. Ante este nuevo escenario cambiante, la arquitectura es capaz de recoger y aplicar las nuevas variables, para adaptarse y evolucionar al mismo tiempo que la forma de vida de las personas. El proyecto surge precisamente ese año y fruto de ese nuevo contexto.


En el punto de partida, el estudio se divide en dos grandes estancias separadas por un patio. La intención principal del proyecto es cambiar el concepto: EL PATIO NO SEPARA SINO QUE UNE. Con este objetivo, la pieza de conexión es completamente permeable y tiene la dimensión suficiente para albergar no sólo un lugar de paso necesario sino también la amplia cocina, esencial tanto en la vivienda como en el estudio, dotándola así de sentido e intención. El patio y la cocina se convierten, por tanto, en el núcleo de la casa, donde se desarrolla la mayor parte de la vida y desde donde se tiene perspectiva de todo lo que sucede.



















LA MADERA Y EL COLOR, JUNTO CON EL HIERRO NATURAL Y EL HORMIGÓN BEIGE, FORMAN LA PALETA CROMÁTICA QUE RESUME LA PERSONALIDAD DE LA CASA.




















EL SISTEMA DE LA NUEVA CARPINTERÍA EXTERIOR SE COMPONE DE MÓDULOS CUADRADOS EN HIERRO NATURAL QUE FORMAN DOS GRANDES HOJAS CORREDERAS. AL ABRIRLAS, LA LÍNEA ENTRE LA COCINA Y EL PATIO SE DESDIBUJA, RESULTANDO IMPOSIBLE DETERMINAR DÓNDE ACABA UNA Y EMPIEZA EL OTRO. EL PAVIMENTO DE HORMIGÓN SE EXTIENDE DESDE EL INTERIOR HACIA EL EXTERIOR, ENFATIZANDO ASÍ LA SENSACIÓN DE CONTINUIDAD. LA DIMENSIÓN DE LA CASA SE VUELVE VARIABLE, AL INCORPORAR EL ESPACIO EXTERIOR COMO PARTE FUNDAMENTAL E INDIVISIBLE.

LA MATERIALIDAD PONE EN VALOR EL ESPACIO ORIGINAL Y MANTIENE LA CARPINTERÍA DE HIERRO, EL PAVIMENTO DE MADERA O LA PARED EN HORMIGÓN DONDE DESTACA EL LOGO DEL ESTUDIO, PERO AL MISMO TIEMPO SITÚA LA CASA EN EL MOMENTO ACTUAL Y LA ACERCA A LA ESTÉTICA JAPONESA GRACIAS A LA NUEVA CARPINTERÍA INTERIOR EN ABEDUL, EL USO DEL COLOR, EL PAVIMENTO CONTINUO O LOS CERRAMIENTOS LIGEROS Y FLEXIBLES. EL PROYECTO ENSALZA EL ESTUDIO ORIGINAL Y LO ENLAZA A LA ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA CON ABSOLUTO RESPETO Y ADMIRACIÓN.



































EL PROYECTO PROPONE HABITAR LA CASA DE UNA FORMA COMPLETAMENTE ABIERTA Y FLEXIBLE, DONDE TODOS LOS ESPACIOS ESTÁN CONECTADOS ENTRE SÍ.

La disposición de la zona de noche se plantea alrededor de una pieza de carpintería que ordena el espacio en torno a ella sin restringirlo. La circulación es siempre fluida y continua. El concepto de esta pieza reflexiona sobre las variables en una vivienda, que cambian constantemente en el tiempo: la pieza es efímera y versátil, se puede modificar y trasformar junto con las necesidades de las personas que habitan la casa.












EN LA ZONA DE DÍA, SE HA RESTAURADO TANTO EL PAVIMENTO DE MADERA COMO LA CARPINTERÍA DE HIERRO PONIENDO ASÍ EN VALOR EL ESTUDIO ORIGINAL.






















EL RESULTADO DEL PROYECTO ES UNA VIVIENDA CONVERTIBLE Y FLUIDA. ES INTERIOR Y EXTERIOR AL MISMO TIEMPO. ES CASA, ESTUDIO Y TALLER. ES CAPAZ DE ADAPTARSE Y MODIFICARSE EN EL TIEMPO. ES RESPETO POR LO PREEXISTENTE Y NUEVAS RELACIONES ENTRE LOS ESPACIOS. PERO SOBRE TODO, SUPONE UN PUNTO DE PARTIDA Y UNA OPORTUNIDAD PARA IDEAR NUEVAS ARQUITECTURAS.



















PROYECTO:
Casa patio
FECHA DE TERMINACIÓN:
2021
CLIENTE:
privado
SUPERFICIE:
80 m2
UBICACIÓN:
València
FOTOGRAFÍAS: 
Milena Villalba

COLABORADOR:
Antonio Orero
CARPINTERÍA INTERIOR:
Lebrel Furniture